BIO

Ana María Seoane Miranda (Málaga, 1984). Creció entre lápices y hojas de papel con los que pasó gran parte del tiempo en su infancia. Entre trazo y trazo, sin conocimiento alguno de dibujo, revelaba una gran sensibilidad por aquello que observaba.

Sus dotes artísticas nacieron en un entorno relacionado con la música, la arquitectura, la pintura y, sobre todo, el cine. Los personajes y paisajes que inventaba, formaban una composición tan atrayente como singular, evocando así escenas cinematográficas. Inspirada por el séptimo arte, se sumergió en una infinita espiral de creatividad. Fue entonces, cuando adquirió un estilo propio y tomó como referentes a ilustradores y directores de cine como Drew Struzan, John Alvin, Tim Burton o Alfred Hitchcock. A su vez, las influencias de Joan Miró, Salvador Dalí o Pepe España, entre otros, fueron clave de sus comienzos.

La originalidad de sus dibujos, fue reconocida al obtener el primer premio en varios concursos infantiles. A los diecinueve años, decidió tomar clases de dibujo artístico para adquirir las técnicas necesarias e ingresar en la Escuela de Arte de San Telmo en Málaga. En este centro, estudió el Grado Superior en Ilustración y finalizó con las prácticas en ESAEM, donde diseñó carteles para algunas obras teatrales. Más tarde, realizó una modalidad de Experto en Diseño y Tecnologías Multimedia con el que consiguió tratar la ilustración en formato digital y aprender más acerca de la animación.

Apasionada por el dibujo, se trasladó al universo de las Bellas Artes, donde encontró su refugio vital y vivió dos etapas. La primera, seducida por las disciplinas de la pintura y psicología del arte. Durante ese período, recibió enseñanzas de filosofía y puso en práctica la meditación. Desde ahí, su obra empezó a tomar una forma más personal. En la segunda, al finalizar la carrera, fue seleccionada para exponer dos de sus obras en el Festival de Vídeo Loop en Barcelona. En el último curso de la licenciatura, fue nombrada como Screen Scouts (embajadora de Arte Visual) para representar a la Universidad de Málaga en el Festival. Gracias a ese reconocimiento, se decantó por la especialidad en Artes Visuales.

Tras licenciarse, siguió buscando nuevos formatos para representar su obra. Realizó un curso de Técnico en diseño gráfico y edición audiovisual, con el que experimentó y maduró sus ideas con nuevos softwares. Su inquietud por las nuevas tecnologías y el cine, le condujo a presentarse a un concurso convocado por la productora malagueña Yellow Bricks Creative Center, en la que fue premiada con una beca para realizar el Máster de VFX y motion graphics.

Actualmente Ana María, inicia la investigación y el desarrollo de su obra personal.